Rodrigo Fresán / El fondo del cielo

18Ene10

El fondo del cielo no es una novela de ciencia ficción, es una novela con ciencia ficción. El propio autor inscribe esta idea genial en un largo posfacio lleno de explicaciones y agradecimientos a más o menos cuarenta personas. Eso nos hace confiar en el futuro de la literatura: todavía no es posible que sea escrita por un solo individuo una novela tan mala. Propiamente hablando, El fondo del cielo es una novela de meta-ciencia ficción. Las palabras “ciencia ficción” o sus equivalentes son repetidas unas doscientas veces a lo largo del texto, así que queda claro. También se reflexiona largamente (banalidades de periodismo cultural) sobre la ciencia ficción. También aparece Philip K. Dick, que a veces se llama Zack. También hay muchas palabras en inglés. También, y esto es lo más importante, la novela repasa todos los tópicos de todos los subgéneros de la bendita ciencia ficción hasta 1980. Como toda novela comercial, narra una gran historia de amor entre una chica bellísima y loca y dos chicos loquísimos e idiotas (probablemente alter egos del autor). También se narra el fin del mundo, o muchos fines del mundo. Se menciona la Cábala…

Todo esto podría ser un agradable revoltijo si no fuera por el estilo y el modo de narrar de Fresán. El modo de narrar consiste en proferir un dislate y gastar dos o tres párrafos (cortos, como los capítulos, como la mayoría de las frases) en explicarlo, justificarlo o hacerlo perdonar. El estilo reside en lugares comunes, lirismo berreta, uso peninsular del idioma, metáforas encadenadas, antítesis obvias, juegos de palabras infantiles y ripios. Esto es lo que hay en la novela. ¿Qué falta? Aparte de sentido del humor, verdadero lirismo, verdadera comprensión de la ciencia ficción y otras pequeñeces, falta la sensación de que tenemos entre manos una novela de verdad. ¿Por qué? Porque Fresán fabrica frases desde una posición falsa. Fresán es uno de tantos ex jóvenes desperdigados por el mundo que cree ser estadounidense. Es como esos chicos apropiados por represores del Proceso, sólo que a él lo secuestró Darth Vather. No hay Abuelas de Plaza de Mayo que quieran rescatarlo, así que vive de lo más feliz con su familia de mentira de escritores, cineastas y actores norteamericanos. Se comunica con ellos en un inglés traducido a un castellano que no habla nadie y ellos, amables y bonachones, le contestan en el mismo idioma lo que quiere escuchar. Nadie que conozca a un verdadero estadounidense, sin embargo, podría confundirse con él, razón por la cual vive aislado en Barcelona. Así, el niño secuestrado Rodrigo es un escritor estadounidense perfecto: prolífico y comercial como el que más. ¿Por qué arruinar este sueño realizado? Porque un mismo espacio no puede ser ocupado por dos cuerpos a la vez. Si la felicidad de los Estados Unidos es una desgracia para el resto de la humanidad, la repetida, infantil creatividad del autor de Historia argentina es un incordio para todo el país menos para los que figuran o quieren figurar en sus listas de agradecimientos.

Alejandro Rubio

Mondadori. 272 páginas.

PUBLICADO EN ENERO DE 2010



14 Responses to “Rodrigo Fresán / El fondo del cielo”

  1. 1 Germán

    Ahh, qué lindo leer esta crítica. Yo tengo cierto cariño por Fresán porque fue uno de los primeros autores que me gustó seguir, y porque por una columna que tenía en Página 12 comencé a leer a muchos otros, pero esta novela me pareció pésima, plagada de esos “juegos de palabras que juegan a no poder dejar de jugar con sí mismas”, y nadie lo decía.

  2. 2 Guiasterion

    Estimado Rubio:

    Una crítica brillante en lo conceptual, escrita con un coraje y una libertad de criterio infrecuentes en los medios de comunicación. Lacan, si no me equivoco, decía que no hay mejor bien que el bien decir. ¡Bien dicho, Alejandro!

    Mis respetos
    G.B.

  3. 3 Galois

    Estupenda reseña, Maiakovski. Dan ganas de no leerlo.

  4. 4 sonicoy

    Sr. “Critico”:
    No es común su crítica. Es cierto. En líneas generales los críticos no suelen ser tan resentidos. Ya se sabe que el echo de escribir sobre lo que otros escriben, nunca está exento de envidia. Pero las buenas críticas, suelen tener un aspecto descriptivo, sobre todo teniendo en cuenta que se refieren al ARTE, y no destructivo. Esto está intimamente relacionado con el hecho de que la mayoría de las lectores de dicho comentario son ajenos (aún) a la obra mencionada.
    Sr. Alejandro Rubio: creo que debería dejar de lado por pruritos, sus espectativas al sentarse a leer algo, y dejar de lado sus ambiciones de convertirse en HEROE a lo Carrió al “crear” sus comentarios.
    No creo que su ira, enojo, envidia, resentimiento, ¿odio? nos lleven a ninguna parte. Sobre todo teniendo en cuenta que evidentemente no está preparado para leer algo como “El fondo del cielo”

    De todas maneras lo invito a que lo siga intentando, y si no me equivoco ya salió el nuevo libro de Andahazi, vamos leálo, quizás ese si le guste.-

  5. 5 Alejandro Morocho

    Puede gustarte o no lo que hace Fresán, pero más de uno querría su “aislamiento” en Barcelona: hace lo que quiere, escribe sobre lo que le gusta, está traducido a quince idiomas, es elogiado por nombres como John Banville y Jonathan Lethem y se lo celebra a toda página en The New York Times y Liberation.
    Mientras que Rubio vive aislado en la casita de sus viejos y va a vomitar a esta revista cuya versión original francesa considera a Fresán uno de los mejores escritores en su idioma.

    • 6 Juan Uriarte

      sonicoy y Alejandro Morocho: ¡GRACIAS! Venía a escribir una síntesis de lo que los dos dijeron. Pero sobre todo me quedo con la expresión de sonicoy. Esto (la literatura, no las paparruchadas de Rubio y el resto de la extensa tropa de críticos odiosos-porque-sí) es arte, no un ring de boxeo donde gana el que pega más y mejor. Aunque en este caso los golpes sean todos manotazos de blondo ahogado.

  6. 7 Nazareno

    Estupenda reseña Alejandro, adhiero con frecuencia a tu criterio. Bien ahí, Maiakovski.

  7. 8 Ana

    Totalmente de acuerdo con Rubio. Fresán es mal escritor y mal periodista, un fraude. Su éxito “afuera” es inexplicable, como no se explique por el esnobismo denigrante, fabricante de estereotipos, que algunos escritores españoles aplican a algunos escritores argentinos. El “pibe” informado, graciosillo, rápido para la réplica, que escupe “data” y “trivia” en cada página escrita en un castellano que quiere ser leído como inglés. Un remedo totalmente fallido de Borges. Por otra parte, no creo que su literatura interese a muchos acá porque, para continuar la isotopía de Rubio, se comporta como si sufriera de síndrome de Estocolmo: mira a los argentinos desde ese “arriba” en que está España, según la ve un chico de segundo grado en el planisferio del manual de geografía.

  8. 9 maiakovski

    Querido Morocho: yo también hago y digo lo que quiero, si vos no lo hacés es tu problema. Una de las cosas que digo es que Fresán es basura y no me importa la opinio de los talentos primermundistas de cuarta categoría ni las traducciones a quince idiomas que no fueron leídas por nadie ni Random House/Momdadori que, lógicamente, garantiza una doble página en el New York Times, así como Fresán les garantizxa una doble página en Pa´gina 12 para sus best sellers policiales ( ¡qué vivos! ¡Así hasta Zelarayán hubiera trascendido internacionalmente!) ni lo que piense unos franceses con los que no tengo ninguna relación laboral, social o cultural. o sea, flaquito, dejá de tragar marketing, aprendé a leer y así usarás mejor tu dinero y tu tiempo.

    Sobre lo que dijo el otro: tenés razón. Si tenés una edad mental menor de diez años y tu héroe es Mickey Mouse, en cuyo caso serías un oligofrénico de más o menos cincuenta años, estás preparado para leer esta novela y además te va a gustar. Si no, no. Es un caramelo para la gente con capacidades especiales, che, que también tiene derecho a la cultura

    • 10 sonicoy

      Sr. maiakovski: Por si no recuerda, soy el otro. Le agradezco su tipica respuesta. A una observación, viene una agresión. No se preocupe, no esperaba otra cosa. Es más, eso justifica y aclara su odio al opinar sobre ARTE. Cree ofenderme citando una supuesta idolatría a Mickey Mouse e inculcándome un carácter oligófrenico, sin darse cuenta que en mi comentario, opinión, jamás defendí la calidad literaria de una novela (El fondo del cielo, Historia Argentina), cuya opinión me reservo a mis fueros más íntimos, si no que objeté los medios y las formas de su supuesta crítica, más cercana a una venganza personal, que al caracter descriptivo que esperan los lectores. Como datos, le informo que tengo 32 años, jamás vi a Mickey Mouse, y tengo tan poca cultura pop que le sorprendería saber que no he llegado a descifrar muchas de las citas “culturales” que hace, y que no me dejan dudas al creer que usted sí las consumió. Solo para su conocimiento, tuve que buscar en google para saber quién era Darth Vader, para poder medir su odio. Teniendo en cuenta sus opiniones y razones, no resulta extraño darme cuenta que usted no ha diferenciado persona de personaje. Saber que su razonamiento está cayendo fuera del tarro, seguramente tampoco le agradará, así que no me queda más que informarle que Cesar Aira quizás tenía razón. Pero le aclaro, por las dudas que su ego no se lo permita, que el Sr. Aira, no estaba hablando de usted. No vaya a ser que se ofenda.

      Nuevamente lo saluda recomendandole la obra de Stieg Larsson, que tanto bien le hacen a la “literatura” nuestra de cada día.

      Pd. Una ironía no será demasiado para usted, no?

    • 11 Juan Uriarte

      ¿”Tragar marketing”? Ah, perdón, me olvidaba de que todas, ABSOLUTAMENTE TODAS, las críticas que salen en Inrockuptibles son sobre editoriales y discográficas under, súper independientes. Claro, Alan Pauls fue consagrado en Argentina por Factor Borges y escribe en la editorial Eloísa la cartonera.
      Ups, no.
      Anagrama, sí.
      Aaaaaaaa… pero… ¿Anagrama no es de España?
      Mmmm… seguro el señor Rubio debe renegar de la tan mentada “fiebre amarilla” y ya debe estar preparando un cross a Historia del pelo. Seguro…

  9. 12 guillermín

    con todo respeto me parece que rubio se equivoca en un punto: rodro no fue apropiado por darth vader sino por ming de mongo.

    saludos

  10. 13 Tito

    “yo también hago y digo lo que quiero” Vamos Rubio, no me vas a decir que queres trabajar en los Inrockuptibles.
    Me encantó la crítica, Fresan es un pedante de lo mas pelotudo.
    Pero no jodas. Vos querías vivir de la literatura.
    Saludos


  1. 1 Caída del punteador numerológico contratapero « el fantasma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: