Muriel Spark / Memento Mori

04May10

La afición a la literatura de género bien puede convertirse en una actividad estimulante, cuando no adictiva. Entre los que supieron explotar esta compulsión a manejarse dentro de un límite muy fijo, donde el filo intelectual nunca va disociado del entretenimiento, tal vez los escritores ingleses, en especial cuando se encontraban bajo el Imperio, han sido de los más desafiantes estilistas, magos de la seducción que conlleva todo engaño narrativo. Y si hemos de hablar de engaños no podemos dejar de mencionar a Muriel Spark y su recientemente rescatada novela Memento Mori, que vuelve obsoleta a toda un generación posterior: Amis hijo y compañía.

La lista de los escritores que se dedicaron a este uso, incluso hasta la burla de los géneros, donde una época, una clase o una familia son analizados milimétricamente, por lo pronto es extensa. Tomemos algunos nombres al azar. Jane Austen y sus novelas de formación, en la que la sociedad se disecciona, a la vez que puede ser parodia de la novela gótica que tanto entusiasmaba a la regencia. Agatha Christie, quien mientras su esposo excavaba para la reina, no podía detenerse y dejar de construir esos muñecos a los que manejaba como titiritera experta en el arte del laconismo. Ivy Compton-Burnett y su conservadurismo radical que la llevó a emprender la tarea de tratar de ver qué podía rescatarse de la tragedia, como un Sófocles de rodete apretado, y cuyas novelas constituyen la lista de las guerras solapadas en el interior de la domesticidad. Ruth Rendell y la parquedad que sólo un estudiante de ciencias políticas podría aplicar a su prosa novelística.

Tal es la carga de ironía que despiden estas escritoras –aunque bien podríamos colocar a algunos hombres en este selecto grupo, como quien señala una particularidad estimulante: Amis Father y compañía– que uno está tentado de destacar cierta dosis de crueldad variable, que incluso llega a momentos de sadismo miniaturizados como trampas que estallan entre los personajes que van y vienen por sus páginas. Aunque, ¿no es un error hablar de “sadismo”? ¿No deberíamos inventar una palabra que contemplara esta crueldad intimista y a la vez distanciada, dejando de lado esa que apela al mundo de la novela del Marqués de Sade? Un término nuevo que será golosina para los lectores de Muriel Spark, ya que muchos la consideran como una de las más crueles a la hora de tratar a una sociedad inglesa que debía enfrentar los últimos resplandores del imperio. Novela publicada hacia fines de los cincuenta, no trata de otra cosa que del pasaje senil de una época a otra. Pero sobre todo, del umbral donde cierta clase social, expresada por la vejez terminal de cada uno de sus personajes, debe enfrentar su derrumbe; donde la nueva medicina que ha extendido la vida de los seres humanos ha creado una grupo de ancianos en el interior de su población con los que no se sabe qué hacer, y en cuyo centro sus sirvientes, que han ido envejeciendo y adoptando las costumbres de sus amos, se disputan los mismos privilegios.

En esta novela planteada con aliento policial, donde un gerontólogo es detective, un policía es filósofo, y cuyo verdadero asesino en común, de vuelo shakespeareano, es esa vengativa muerte que vuelve a todos villanos, Muriel Spark construye una red con la que pesca a sus víctimas. Como un acto de venganza y burla, como si el asesinato en grupo también pudiera ser considerado una de las bellas artes, sin poder dejar de lado el escepticismo que siente un escritor al percibir que los seres humanos son una raza maldita, en la cual la forma que asume la vejez y la muerte demuestra con su trepidar tragicómico que por más que los personajes intenten apoyar ese dicho que repite que son ellos quienes en algún momento de la novela se apoderan del escritor, es éste en realidad quien tiene el verdadero poder.

Germán Scalona

La bestia equilátera. 298 páginas. Traducción de Mónica González.

PUBLICADO EN MAYO DE 2009



No Responses Yet to “Muriel Spark / Memento Mori”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: