Mis documentos / La cocina del infierno

27May10

Si retrocedemos unos cuantos casilleros, es decir si logramos ver algo tras la bruma de las interminables sagas y los incontables fracasos, si logramos recordar el rostro original detrás de esa máscara multiforme que aparece en cierta publicidad de autos –aunque al lado de Giselle Bundchen casi pasa inadvertida–, tal vez se vislumbre a alguien que no se parece en nada a esos monigotes aceitados a los que tanto nos ha acostumbrado –él y su compadre y ex socio, nuevo delfín de la derecha estadounidense–, y sí, muy particularmente, a la prehistoria del personaje que lo hizo famoso: un italoamericano que vivía en una de las zonas más grises de Nueva York y que trataba de abrirse camino como fuera. Los maliciosos hablan de su debut cinematográfico en las filas del porno, o extienden el paralelo con Rocky para especular con sus pocas luces (aunque es cierto que lo echaron de un trabajo por intentar revenderle entradas al dueño del teatro). En verdad, Stallone se fue un par de años a Suiza como profesor de educación física de hijos de familias ricas, y allí terminó de definir su vocación. Al regresar a los Estados Unidos, no hubo palo en la rueda que pudiese detenerlo. Y mientras se sucedían las negativas o los papeles insignificantes, escribió y escribió; el caso más conocido es el guión de Rocky, por supuesto –una película a la que hay que aislar de las otras y disfrutar con la ingenuidad del cine de otras épocas–, pero también está Paradise Alley, una pequeña novela que luego llevó al cine, aunque el papel parece ser su hábitat natural. La historia de tres hermanos, conmovedora y graciosísima, en la que Stallone demuestra una asombrosa ductilidad para el diálogo y, lo que es más inusual, para sacudir la sensibilidad del lector sin valerse de golpes bajos.

José María Brindisi

PUBLICADO EN MARZO DE 2009



One Response to “Mis documentos / La cocina del infierno”

  1. 1 Mar Coro

    QUÉ BUEN COMENTARIO. SORPRENDE QUE HABLEMOS EN ESTOS TÉRMINOS DE STALLONE, PERO VALE LA PENA HUNDIR LA NARIZ EN ESTE DISCURSO ATENTO A DIFERENTES CONTEXTOS , Y COMO DECÍS LIBRE DE GOLPES BAJOS. ESTA VEZ ME QUEDO CON ESTE LIBRO. GRACIAS!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: